Cómo cuidar el instrumento

  • Evitar tocar el bárniz. En lugares muy expuestos (p.e. debajo de la barbada) protegerlo con un paño
  • Limpiarlo despues de tocar con un pañuelo blando. Todo tipo de líquidos deben ser usados por un luthier.
  • Usar resina fresca que no produce demasiado polvo.
  • Para limpiar las cuerdas, el diapasón y la barbada se puede usar alcohól 96º – ¡siempre con mucho cuidado por no tocar el barníz!
  • Controlar si el puente está perpendicular. Las cuerdas tienden a tirar de él en dirección hacia el batidor. Si lo rectifica regularmente, el puente le dura mucho mas tiempo. Sin moverlo de sitio, lo tiramos hacia el cordal, apoyándo el centro del puente. Si las cuerdas estan muy pegajosas de resina, limpiarlas antes.
  • Cambiar las cuerdas con regularidad
  • Al poner las cuerdas:
    • cambiarlas en pares: Sol/Re, depués La/Mi (ejemplo violín)
    • poner lápiz a las hendiduras de la cejilla y del puente
    • cruzar poner las cuerdas cerca de la pared del clavijero y cruzar
    • rectificar el puente
  • Para evitar rajas de sequías: evitar cambios grandes de humedad atmosférica y de temperatura; se pueden usar dumpits y humificadores.
  • Procurar que las clavijas funcionen bien; cuanto más se afina, cuanto más sufre el puente y se puede doblar.
  • Inspección anual del instrumento por un/a luthier de instrumentos de arcos.

 

Cómo cuidar el arco

  • Quitar la tension depués de tocar
  • No tensionarlo demasiado; basta con que los crines tengan una distancia de un dedo de la vara.
  • Usar resina fresca – cada vez un poquito
  • Limpiar la vara con un pañuelo blando
  • Cambiar los crines con regularidad (alumnos: 1x al año, profesionales: cada 3-6 meses).
  • Inspección anual por un arquero o luthier profesional

 

Cómo evitar daños

  • No dejar el instrumento encima de un sofa o silla, ni encima del escenario durante una pausa. Al pasar, otros podrían causar que se caiga.
  • Evitar que se caiga encima del puente; una grieta allí le quita hasta 50% del valor. Es recomendable hacerse un seguro de instrumentos.
  • Tocar el instrumento con frequencia; así se percibe enseguida cualquier daño. Por eso es mejor colgar un instrumento a una pared interior. Crines pueden estar enfestadas por ácaros porque se desarollen en la oscuridad del estuche. Si es el caso, hay que desinfectar el estuche muy bien. Lo mejor en este caso es meter el estuche por 2 semanas en un refrigerador grande.
  • No dejar el instrumento en el coche en el sol, ni cerca de la calefacción y al viajar con avión cogerlo como equipaje de mano.